Noticias

Bases sello calidad

 

En este apartado determinamos los requisitos que han de ser cumplidos para que un videojuego sea merecedor de laCertificado Gametic condición que nuestro sello de calidad garantiza. Como no podía ser de otro modo, estas bases están íntimamente relacionadas con los criterios que contempla nuestra herramienta on line de evaluación de videojuegos. 

 
Con este sello queremos distinguir a aquellos videojuegos que hacen aportaciones en materia de valores y se sustentan en un marco teórico de igualdad real. Sabemos que resulta irremediable la presencia de estas situaciones, estos modelos de conducta inadecuados en los videojuegos; principalmente por los amplísimos horizontes comerciales que generan los títulos que reúnen varias de las características que aquí se consideran inconvenientes para el óptimo desarrollo de los menores.
 
No se trata pues, de criminalizar o discriminar a aquellos títulos que no respeten nuestras bases, ni mucho menos de influir en la decisión de compra de dichos videojuegos; sino de garantizar a padres y tutores que el videojuego que goce de nuestro sello respeta los valores que, desde GAMETIC, contemplamos. 
 
Además de proporcionarles tranquilidad, con este sello apelamos a la responsabilidad paterna fomentando que la persona que ejerce el control sobre los videojuegos, se implique en el uso que los menores hacen de los mismos. Consideramos la mediación familiar como un concepto esencial para el óptimo desarrollo de la educación de los video jugadores.
 
Los sellos de calidad en los videojuegos son garantías de calidad que suelen ser expedidos por las propias compañías. Certifican que un juego tiene la suficiente calidad como para aparecer en las consolas de las diferentes marcas, sin embargo, con el paso de los años y el encarecimiento de los desarrollos, estos sellos han perdido gran parte de su valor, convirtiéndose en una mera “señal de marca”. 
 
Nuestro sello de calidad garantiza su independencia de intereses privados. Tan solo obedece a los parámetros de buen uso y difusión de videojuegos eliminando estereotipos de violencia, dominación y sumisión así como el fomento de la igualdad de género. La conciencia en valores regirá esta garantía; con ello GAMETIC mantiene su compromiso de acción por la erradicación de los mensajes discriminatorios en los videojuegos. 
 
Cada sello de calidad GAMETIC otorgado garantiza al usuario del videojuego que el título en cuestión desarrolla hábitos de juego respetuosos con la ética. Con ello se ofrecen alternativas a esa gran mayoría de videojuegos que hoy en día adquieren jóvenes, niños y adolescentes, y que presentan una serie de particularidades que encontramos contraproducentes para educarles y ayudarles a crecer en valores.
 
Para ser titular de un sello de calidad GAMETIC, el videojuego debe:
 
1.Contener alguna clasificación por edad. 
Por ejemplo, el código regulador PEGI (Sistema de clasificación de contenidos por edades), que facilita un mecanismo para que los consumidores cuenten con información suficiente sobre los contenidos y edades recomendadas de los productos de software de entretenimiento. Esta medida pretende limitar la exposición de los niños a contenidos que podrían resultar inadecuados para su edad.
 
Además del sistema de clasificación por edades, el código PEGI aporta la presencia de unos iconos descriptores de contenidos que especifican la razón por la que se ha clasificado el videojuego en la categoría de edad seleccionada. Los iconos utilizados responden a contenidos de violencia, miedo, sexo, discriminación o desnudos, drogas y lenguaje ofensivo, indecente o grosero.
 
2.Tener correspondencia entre la edad recomendada por dicha clasificación y la del video jugador.
El nivel de conocimiento del sistema PEGI asciende al 90% de los usuarios, sin embargo, la cifra de consumidores que lo tienen en cuenta a la hora de adquirir un juego es poco superior del 50%. 
 
Para poder garantizar la idoneidad del juego, se torna de vital importancia la existencia de un paralelismo entre la edad recomendada por el organismo regulador y la edad del potencial video jugador.
 
3.Fomentar modelos actuales y reales de hombres y mujeres. Físicos y de conducta.
Desde sus orígenes, los videojuegos han sido tachados de sexistas y machistas. La imagen que divulgan muchos títulos de entretenimiento provocan una idea distorsionada de lo masculino y lo femenino contra la que trabajamos. 
 
Así bien, se identifica a los personajes masculinos con valores como el poder, la agresividad, la violencia, la autoridad, el honor, la venganza, el desafío o el desprecio. La mujer, en cambio, viene representada por valores como la debilidad, cobardía, docilidad, conformismo y sumisión.
 
Ambas representaciones fomentan modelos físicos y de conducta claramente discriminatorios y estereotipados contrarios con los parámetros en que el sello de calidad GAMETIC se basa.
 
Nuestro objetivo es destacar los videojuegos que divulgan -dentro de su natural diferencia- modelos de hombre y mujer igualitarios, respetuosos, actuales y reales. 
 
4.Plantear las profesiones y roles como un concepto asexuado.
En clara relación con el punto anterior, el reparto de roles y profesiones en el videojuego ha de establecerse atendiendo no tanto al sexo del personaje como a su perfil y capacidades. Tradicionalmente, el mundo del videojuego ha presentado a los personajes femeninos como víctimas indefensas incapaces de valerse por sí mismas. 
 
Ejemplos como éste prueban que existe una clara tendencia a perpetuar modelos de desigualdad mediante la definición de los patrones de conducta de los personajes masculinos y femeninos.
 
El sello de calidad GAMETIC será otorgado a aquellos títulos que planteen los roles, conductas y las profesiones como un concepto asexuado, abierto a todo tipo de posibilidades y acorde con la realidad social que nos rodea.
 
5.Promoción de valores de igualdad, respeto, colaboración, tolerancia.
Es una responsabilidad de todos el abolir la permisividad ante la divulgación de valores contrarios al civismo, tolerancia y buen desarrollo social. No podemos consentir el estímulo gratuito de todo tipo de actitudes insolidarias. Especialmente, cuando los destinatarios de dichos mensajes son los menores, el sector más influenciable de la estructura social. 
 
Al contrario, apostamos por un tipo de videojuego que aboga por la transmisión de valores de igualdad, respeto, colaboración, tolerancia…El ocio infantil y juvenil no está reñido con las buenas prácticas y ha de aunar el entretenimiento con los fines didácticos e instructivos.
 
6.Sensibilizar sobre la diversidad social, cultural y racial.
No son pocos los títulos que ilustran como enemigos al débil, al minoritario, al de una raza particular o al culturalmente diferente. Se plantea, en muchas ocasiones, la aniquilación del que no comparte nuestros rasgos. Se representa la diversidad cultural como un problema y se anima a acabar con el que se aparta de nuestros cánones.
 
A pesar de que el videojuego no es un medio de sensibilización, valoraremos positivamente aquellos títulos que practiquen el respeto y alianza entre los diferentes; ya sea por razones sociales, de raza, religión, patria o cultura. De este modo excluimos de nuestro sello de calidad todos los títulos que fomenten actitudes contrarias a la integración e igualdad dentro de la diferencia. 
 
7.Impulsar la resolución de conflictos de forma pacífica.
Un generoso volumen de los videojuegos del mercado basa su acción en entornos de guerra y destrucción. En estos contextos, lo que más se enaltece es la competición, el deseo de prevalecer y dominar a los otros. Todas esas acciones legitiman la violencia como herramienta para satisfacer el egocentrismo del combatiente y recurso principal para lograr su fin.
 
No existen responsabilidades, penas ni castigos para el violento, incluso se valora la revancha por encima de la justicia. 
 
Que el menor interiorice este aspecto es más que preocupante. La normalización de la violencia no puede tener sino efectos desastrosos para su desarrollo personal y es, sin lugar a dudas, sumamente perjudicial para el buen orden y convivencia social.
 
La resolución de conflictos por mediación, diálogo y diplomacia será un aspecto altamente valorado por  el sello de calidad GAMETIC. 
 
 
 
8.Emplear y potenciar un lenguaje y comunicación no sexista que respeta las normas básicas de convivencia.
 
Los códigos lingüísticos pueden -implícitamente- transmitir valores de corte sexista. Precisamente por este carácter oculto, el lenguaje se convierte en una vía para la discriminación a la que debemos prestar especial atención. 
 
Tanto en los textos de la carátula, como en los discursos entre pantallas de juego, la codificación del lenguaje puede encerrar connotaciones contrarias a las normas básicas que aquí buscamos salvaguardar. 
 
Estaremos especialmente alerta de este aspecto, premiando con nuestro sello a aquellos videojuegos que hagan un uso responsable de la palabra.
 
9.Promover un cambio de actitud social a través del ámbito del ocio.  
Partiendo de nuestro compromiso por ofrecer alternativas de ocio que desarrollen hábitos de conducta  respetuosos, promovemos los títulos que colaboren en el cambio de ideas y de actitudes en el mundo del videojuego.
 
La difusión de mensajes orientados a objetivos meramente sociales es una útil herramienta para estimular el cambio de rumbo del videojuego hacia la transmisión de valores en la sociedad actual. Su riesgo será recompensado con el sello de calidad GAMETIC.
 
10.Desarrollar habilidades sociales individual y colectivamente.
Se puede aprender jugando. Y los menores juegan tanto solos como con sus amigos. Con la convicción de que los juegos tienen una doble perspectiva, lúdica y de aprendizaje, resulta preciso que a través del juego se fomente la educación y desarrollo de destrezas, habilidades y estrategias sociales. 
 

 

Encuestas Online

-- Sobre el videojuego -- ¿Que tipo de videojuegos utilizas?

Arcade [plataformas, laberintos, deportivos, dispara y olvida] - 14.3%
Simulación [ins. musicales, simulaciones y deportivos] - 28.6%
Estrategia [aventuras gráficas, juegos de rol, juegos de guerra] - 14.3%
Juegos de Mesa - 42.9%